martes, 28 de marzo de 2023

2001. La fiesta continúa por Romina Esquivel. Diario Publimetro

Diario Publimetro
Viernes 16 de febrero de 2001
La fiesta continúa
Por Romina Esquivel

Una revista con corresponsales en buena parte del país, una página de Internet y talleres en centros culturales son algunos de los espacios donde el carnaval sigue cautivando.

“Momo volvé nosotros te queremos”. El grito pagano es de Coco Romero y aparece en cada número de la revista “El Corsito”, que él fundó y que desde el 20 de este mes hasta el 5 de marzo festeja sus seis años en varias jornadas dedicadas al carnaval en el Centro Cultural recoleta.

“Si este movimiento está como está, es por la vitalidad de los pibes”, justificó Romero, que es el responsable absoluto de que desde hace quince años los talleres de murga del Centro Cultural Rojas se pueblen de murguistas ansiosos de carnaval y que este año la Comisión de Carnaval, integrada por la Agrupación Murgas y el Gobierno de la Ciudad, haya generado los espacios para que la explosión de alegría llegue de vuelta a las calles y definitivamente vuelva a ser una fiesta de todos.

Nacimiento célebres

De estos años de taller en el Rojas nacieron las murgas más importantes de la ciudad. La primera fue Los Quitapenas, después llegaron Los Acalambrados de la Patas, Envasados en Origen, Gambeteando el empedrado, Traficantes de Matracas y Tirados a la Marchanta. Hoy las murga se multiplican en todos los barrios. (...)

“La revista nos permitió llegar a todas las murgas del país”, festejó. “Hay mucha murga pero la gente no sabe dónde. (...) El Corsito es un trueque de alegría.

Un Momo en cada lugar

Romero comentó que “hay un Momo rioplatense, un Momo pampeano, un Momo de montaña, cada uno juega con la poética, la resistencia y el coraje. La única manera de que este pueblo pueda abrazar su cultura será cuando la gente sepa dónde está parada. Por eso hay muchos corresponsales de la revista en todo el país”.

Los jóvenes murgueros “carnavalizaron el espacio y toman a la murga como una organización libre, social. Falta una fiesta profunda creíble, pero eso se va trabajando, somos hijos de muchas penas y malos tratos”, concluyó. Para Romero “evidentemente la murga se separó del carnaval, pero de alguna manera la resistencia siempre se mantuvo como un río subterráneo como puede ser el rock nacional, que a través de su música y su poética le guiñan un ojo al carnaval la fiesta existe en la medida que uno quiera buscarla.” ♦

lunes, 27 de marzo de 2023

1996. LA FUENTE. Nota del libro Rock Nacional 30 años. Pág. 102

LA FUENTE 

Nota del libro Rock Nacional 30 años, página 102.

El núcleo de La Fuente, formado en el 78. Estuvo integrado básicamente por Uki Tolosa y Coco Romero. Participó de las increíbles reuniones underground, organizadas por Resorte Hornos en la Mutual de Estudiantes Estímulo de Bellas Artes, durante la peor época de la dictadura. Eran fiestas populares ocultas, que contaban con Horacio Fontova, Skay Beilison de los Redonditos, Jorge Durietz, y el staff de la revista El Expreso Imaginario. Allí La Fuente sorprendía a todos con su excitante mezcla de folklore, canción acústica y murga. Sus letras eran poéticas, pero de fuerte contenido social. Un hit de aquellas noches era la descripción de cómo van las vacas al matadero, simbolizando a los desaparecidos.

Decía Coco al Expreso" Todo se dio a partir de que empezamos a vivir juntos y salió el ofrecimiento de tocar en MEEBA. Allí tocamos con Edy Rodríguez en percusión y Andrés en flauta. En un principio Andrés era músico invitado, pero en la actualidad está cada vez más integrado con la onda del grupo".

Agrega Uki: " yo a Coco lo conozco hace ocho años. Siempre tuvimos un poco el berretín de tocar juntos, pero nunca se concretaba. La oportunidad surgió cuando se desocupó un lugar en la pensión donde vive Coco; yo no tenía dónde vivir y me fui para allá".

La Fuente se presentó en sociedad en el Centro de Artes y música, en setiembre de ese año.

La banda tardó mucho tiempo en llegar a su primer álbum, aunque tenían preparado material de sobra. "La Fuente", fue editado por ciclo 3, el sello MIA.

Cuenta con "Oh amigos, quiero estar con ustedes", "Dame algo de tu polen" y " La verdad siempre escondida", una metáfora sobre la censura y la represión en pleno régimen militar.

Entre los músicos invitados figuraba el futuro Abuelo de La Nada Daniel Melingo en clarinete, Julio Díaz en charango, Rosendo Martínez en quenas, Daniel Oíl en armonio y Horacio Wainhaus en violoncello.

Decía Claudio Kleiman en El Expreso: "el primer tema es mutante, y ya nos sorprende por el colorido y la afinación de sus voces, el suave devenir de sus melodías. Llega el momento de Dame algo de tu polen, sin exagerar: una de las mejores canciones de amor que escuche últimamente y de Réquiem a la civilización incaica, un largo fresco que cuenta la historia que no aparece en los libros, la de cómo destruyeron la civilización más avanzada del continente.

"En resumen, hacía mucho tiempo que no escuchaba un grupo nuevo realmente distinto, con un mensaje propio y un sonido identificable."

"El grito primal". Su segundo disco. Data de 1983. En él, se nota una inclinación aún más acentuada hacia los ritmos y climas latinoamericanos. siempre con los cuidadosos arreglos vocales que eran el sello de la agrupación. Entre los temas incluyen un takirari. "Los duendes peregrinos" es acerca de los chicos que reparten estampitas en los trenes.

El final llega con “¿Dónde fueron los murgueros?", Con la participación de Los Funebreros de San Martín.



1981. La Fuente - Mundos Paralelos


MUNDOS PARALELOS
"LA FUENTE" 

domingo, 26 de marzo de 2023

1980. La Fuente del Folklore. Nota revista Zaff julio por Ralph Rothschild


Revista Zaff…
Nota de Raúl B.Ichy
Tres años de vida para un grupo clave de la música subterránea.

“LA FUENTE” DEL FOLKLORE “LA CULTURA SUBTERRÁNEA SE ESTÁ DANDO, ES COMO TODO UN BOSQUE QUE ESTÁ EMPEZANDO A BROTAR, QUIZÁS NO SE VEAN LOS BROTES PERO ESTÁ AHÍ, Y LA FUERZA ES IMPRESIONANTE…

“ Ya son tres años que La Fuente anda luchando por mostrar su música. Una historia que comienza en 1978, “cuando todo el mundo decía que no pasa nada”, comentaba Uki. Se presenta en la Primera Muestra de Otoño, junto a Coco y a Edy Rodríguez en percusión. Luego se sumaría Andrés quien incorpora nuevos instrumentos (flauta, piano, ukelele) y con ellos un matiz distinto. Tras un primer recital a sala llena se presentan en el teatro Lasalle, con la incorporación de Rosendo Martínez y Lionel Cayo, dos chicos venidos de Jujuy que les dan una cuota de folklore muy concreta. Junto a su representante Pierre, emprenden una serie de presentaciones en Mar del Plata junto a Spinetta, Vox Dei y Alejandro Medina. Luego viene un mes en Bariloche hasta comenzar 1979 con más de veinte presentaciones. Se incorpora Onfel en percusión quedando como cuarto integrante fijo y poco a poco La Fuente se va haciendo conocido. Para entonces ya no hay representante, solo un grupo de amigos que imprimen ellos mismos volantes, consiguen los teatros, trabajan la escenografía, etc. 

Surge la posibilidad de grabar un disco pero el asunto se pudre. A fines del 79 llegan a la saturación. Paran la máquina hasta que se juntan nuevamente en MEEBA y comienza esta nueva etapa del grupo. Difícil camino ya que La Fuente se mantiene en muchos aspectos incontaminado, moviéndose (como aclara Andrés) “por la cultura subterránea y por todo el cariño de la gente, porque sino la mitad de recitales no se hubieran hecho”. Quizás cuando más se demostró que “La Fuente” iba por un camino distinto fue en el festival organizado el año pasado en Obras por “Crico”. Dentro de un contexto difícil, trataron de superar miles de contras… Mal sonido, ambiente preparado para otro tipo de música,
Uki: -“Crico” fue el sinónimo de una “oportunidad” que el sistema nos daba a nosotros para salir o para que nos escuchara la mayor cantidad de gente sin embargo no satisficimos las expectativas que los organizadores y productores habían puesto en nosotros, porque terminamos cantando folklore, que de hecho era lo más alejado a lo que pretendía. Y así fuimos aislados como un grupito que hacen música folklórica, que es el tipo de concientización que hay que romper. Porque fíjate que en estos días aparece alguien tocando una canción folklórica (y lo podes observar en los recitales masivos) y te silban. Como lo silbaron a Richi Havens por tocar con instrumentos acústicos, Todavía existe el viejo prejuicio de rock & rol furioso y si no todo es blando. Entonces, mientras no se abra un poco ese criterio todo va a seguir igual. Se va buscando identidad pero todavía es muy lento- todavía hay que enfrentarse a todo el sistema de difusión de música que no promueve todo esto. 
Coco: - También está el hecho que una revista especializada como Pelo, nos sacó una foto donde nos trata de “conjunto demagógico, tendencioso y de música pobre”. Es muy pesado y frente a lo pesado que fue ir a cantar a Obras, donde la gente estaba enfervorizada por el rock, donde antes de entrar nosotros pasan un video de conjuntos como “Kiss”, es que decidimos no ir por un tiempo al centro, donde todo está pululando en un sentido pesado, y vamos a los barrios donde todo es más fresco y no está contaminado…
BUSCANDO LAS RAICES
-¿Cuáles son los impedimentos reales que tuvieron, en estos tres años de vida?
Andrés: -de publicidad, de organización. Creo que habría sido más fácil ir a un buen manager y decirle: “Bueno, estamos a tu servicio organiza todo”. Y nosotros hicimos todo al revés…
Onfel:- Hay que hacer las cosas por la vía convencional. Eso era algo que ninguno de nosotros estábamos dispuestos a hacer. 
Uki: - Además es un problema de armonía. Si no pasa que el artista es el último en enterarse donde va a tocar, de cómo se está vendiendo tu nombre.
Onfel: - Te toman como algo comerciables: si vos queres salir a la superficie por los medios normales te dicen: “Bueno, vos sos un producto y entonces para que ese producto me de dinero tenis que firmar un contrato de cinco años porque al principio me va a costar mucha plata hacerte subir para después recuperarla”. Entonces, entrar en ese manejo comercial nos quitaría toda la espontaneidad y creatividad. -¿Piensan que el rock está comercializándose mucho?
Andrés: -Sí. Pero por otro lado tenés un auge impresionante, (quizás no tanto en la música), pero sí en lo humano de toda la cultura subterránea. Es importante el hecho que aparezcan tantas revistas subterráneas por todos lados, que se organicen recitales en los barrios fuera del círculo comercial del rock. Es el indicio de algo que se está dando, es como un bosque que está empezando a brotar. Quizás todavía no se vean los brotes pero están ahí y la fuerza es impresionante.
Coco: - Creo que va ligado a lo que decía Monseñor Zazpe de la Argentina paralela o de la Argentina secreta. Yo creo que toda nuestra cultura está inserta en esa parte.
Onfel: - Y la comercialización de rock a la que vos te referías es lo que está en superficie, lo más oficial, lo más permitido. Como está comercializado de alguna forma ya es una cosa normal. Lo difícil es luchar contra eso…
-¿Pero ustedes quieren salir a la superficie?
Andrés: -En este momento sí, siempre que las condiciones no alteren nuestro material, porque justamente le tenemos más amor a nuestro material que a la superficie.
Onfel: - Si podemos sacar a la superficie todo nuestro material sería perfecto.
LA FUENTE SIGUE BUSCANDO UN ESPACIO. EL DE LA EXPRESIÓN PROPIA, ESE QUE NACE DE HABER MAMADO MUCHO ROCK AND ROLL HASTA INTEGRARSE EN UNA MUSICA QUE BUCEA EN NUESTRAS RAÍCES. SON PARTE DE UNA CORREINTE, QUE DESDE LOS BARRIOS, BUSCA LA EXPRESIÓN A TRAVÉS DE UN MOVIMIENTO SUBTERRÁNEO.
Coco: - Sería la combinación ideal. Llegamos realmente a los ponchazos en un momento, porque fue como no ceder ni una hilacha. Ahora es cuestión de que “La Fuente” distribuya toda la bola. Nuestro laburo es creativo al mango y a la creatividad no se la puede negar en ningún lugar de la tierra; y estando en la superficie es una fusión totalmente potente. ¿Y cuál sería la forma de salir a esa superficie? 
Uki: -La única estrategia es que aumente la necesidad por la música folklórica. Fijate que a las empresas lo que menos les importa es el enriquecimiento cultural, o el crecimiento tradicional de la música. De todas formas en estos momentos la música está tomando una caracterología más a apropiada con la identificación de nuestra tradición. Creo que está creándose de a poco una identificación tradicional, popular, cultural, que en un momento pudo haber representado el tango o el folklore. Creo que éste es un momento clave porque hay mucha gente buscando raíces; raíces que hacen a la cultura nacional, identificándose con este lugar del planea en el cual vivimos. 
Coco: - A pesar de haber mucha división de los músicos argentinos, los que somos músicos populares más jóvenes buscamos una unión. Por una cuestión –si querés- de filosofía de otra generación. No es cuestión de buscar culpables sino todo lo contrario: encontrar todos los canales de unión. ¿Lo de ustedes sería folklore? 
Onfel: - No, es música popular… 
Coco: -Jugar a las bolitas o a la pelota es parte del folklore de nuestra vida. Porque suponete que las cuestiones de los bares, de las reuniones, el mismo hecho de guitarrear es algo totalmente folklórico, pero si querés “no de raíz tradicional”, como había dicho Emilio de Guercio. Lo que quiero destacar en todo este proceso es que lo importante es la gente. 
Uki: -Hay que romper la mentalidad súper cerrada; lo mismo que en su época deben haber roto los Beatles, la misma que el tango rompió en su época, y después Almendra, Manal, Sui- Generis. 
Coco: -De repente, hace 10 años a Manal lo iban a ver 300 tipos y ahora, cuando van 15 a 20 mil personas, eso me hace dar vuelta la cabeza. En proyección, para nosotros a quienes nos toca dar un recital, el seguir proyectando el movimiento que existe sería el único aporte válido. Volviendo a lo del folklore… 
Onfel: -La gente se enfervoriza, el folklore da para que la gente se entusiasme y viva una cosa mucho más sentida e identificada que ir a vibrar un rock and roll, simplemente por la agresividad o por la… Uki: - Si vos me decís que es sano para nuestra juventud (y estoy llamando nuestra juventud a los pibes, de la escuela secundaria que son los más desorientados, de la historia) a los que les dan videos de Kiss, caramelos Kiss; yo la peleo a muerte porque no es así. Porque lo único que hace es confundir… En este momento se está entrando en una variante. De repente hay elementos que están monopolizando la historia y todo el estereotipo lo están haciendo local… la única contrapartida es ofrecer otra; que sería la alternativa de todos los grupos que están en el subte. ¿Y cómo sería eso? 
Uki: - tocando, tocar 40 veces y que vayan 20 personas. 
Onfel: - y perder plata por recital, montones. Gastar plata por recital… 
Uki: - Que es la realidad más concreta que hacen que se separen grupos; que nada tenga continuidad porque todo el entorno tiende a frustrar lo que en un momento tuvo fuerza… 
Andrés: - Además algunos han querido salir han firmado contratos con grabadoras y ha quedado como grupo de catálogo, que es una de las formas más seguras de hundir al grupo en estos momentos. Porque el grupo, teniendo contrato con una grabadora no puede grabar en ningún otro lado y si ´´estas no les editan su material, están clavados por lo menos por cinco años… “La Fuente” vuelve en 1980. Seguirán por los barrios imponiendo nuestra música. También esperan grabar un disco, sin presiones. Tan sólo seguir con la música, con la poesía; mientras la verdad siga escondida.

1981.LA FUENTE. LA VERDAD SIEMPRE VIVE ESCONDIDA 1981.

https://youtu.be/L3goi0e_vIM

LA VERDAD SIEMPRE VIVE ESCONDIDA (El huaynito)

"LA FUENTE" (1978-1983)


jueves, 23 de marzo de 2023

1976. 23 de marzo.

 1976

El 23 de marzo

Trabajaba de repartidor de la primera edición de diarios para el puesto de Federico Lacroze y Luis María Campos y estudiaba en el turno nocturno en la escuela de Bellas Artes M. Belgrano. Esa noche con un grupo de compañeros escuchamos por una radio en el pasillo de la escuela a Oscar Alende El Bisonte (1909-1996), las cartas estaban echadas. A la madrugada del 24 marzo repartí los diarios con la mala noticia.

A partir de allí comenzó nuestra lucha generacional, la de jóvenes conscientes que debíamos formarnos para resistir y no paramos, éramos muchos y con el correr del tiempo, buscamos amparo- refugio en otros proyectos culturales: revistas- fanzines- El Expreso Imaginario- Músicos Independientes Asociados (MIA) -Revista Humor- Maestros de la vida, como Miguel Grinberg -Rubens Vitale (Donvi)- Jorge Pistocchi y jóvenes que realizaban acciones culturales en los barrios, encuentros de plástica, poesía, música y fuimos armando las redes subterráneas, cultura de las catacumbas. Otros jóvenes se acercaban y así pasamos los años oscuros. Sobrevolando con arte fuera de la línea de fuego, conectados con la realidad y dejando testimonio de ello, de la mejor manera posible para que el mensaje llegue. Va este link para los interesados en la Memoria, este blog oficia de Bitácora del camino: http://cocoromero30febrerosdemurgaycarnaval.blogspot.com/



2018. 24 de Marzo "Es imposible prohibir" Fragmento de Murgas una práctica que cuida memoria producido por www.cultura.gob.ar

2018

En el marco de las conmemoraciones por el 24 de marzo, en el Museo de la Historia del Traje, grandes murgueros afectados por la dictadura militar, contaron cómo y por qué las murgas son un espacio para ejercer memoria.

Coco Romero: “Es imposible prohibir la alegría”


Conocido como Coco Romero, Gualberto Elio Milagro Romero tiene 62 años y se dedica a la murga y el carnaval desde hace 40. Atravesado por la violencia dictatorial, para librar la lucha cultural a la represión, en 1977 fundó un grupo de murga que marcó a diferentes generaciones: “La fuente”.

“Hice la colimba en el año 1976, pertenezco a una generación que peleó contra la dictadura desde los espacios de la cultura. El 76 me marcó. De todo ese periplo tengo compañeros desaparecidos, empezando por mi compañera de entonces: tiene una baldosa en la calle Rivadavia. Fuimos signados por la violencia de la dictadura. Como jóvenes, en ese momento nos expresábamos y buscábamos una alternativa a través de las disciplinas artísticas. Yo me sentí siempre muy atraído por la murga, así que un año después, en el 77, con un amigo nos encontramos en una pensión de San Isidro y un año después, hace 40 exactamente, fundamos un grupo llamado 'La fuente', que actuó desde el 78 hasta el 83. Los discos están y en ellos se puede dar cuenta de los desaparecidos, de los pibes de la calle, de la conquista. Nos salvó la vida poder hablar de lo que estaba pasando, y todos los jóvenes que nos seguían utilizaban este espacio que ofrecía La fuente: nos encontrábamos a través de la poesía y la música. Con la murga en un momento yo recordé mi infancia de felicidad y compuse una canción que se llama 'Dónde fueron los murgueros', que fue parte del repertorio. En todos los recitales de La fuente terminábamos con ese tema. Es más, yo escribí en algunas partes que todo comenzó con una canción que yo le canté a mi infancia feliz mientras, en el 76, un decreto prohibía la aparición del carnaval en el calendario. Yo, siendo joven, me preguntaba '¿cómo van a prohibir esto?'. 'Es imposible prohibir la alegría'. Yo me crié en el barrio de Belgrano R y ensayábamos en el terraplén de la estación. Esta canción cuenta ese momento de mi infancia:

'Dos camiones con baranda/ los trajes con lentejuelas
dos camiones con baranda/ y palmeras como techo.
Reunión en el terraplén/ con estrellas en el suelo
y una sola lamparita/ cuando se apagaba el sol'

Y al margen que contaba esa infancia feliz, de repente decía: 'Eo eo eo eo, dónde fueron los murgueros, eo eo eo eo dónde fueron a parar'. Los pibes se ponían a bailar murga. Esa señal fue para mí la más significativa durante la dictadura: cómo las catacumbas culturales sirvieron para hacer de alguna manera la resistencia de un fenómeno de la cultura popular que siempre estuvo ignorado, pero que especialmente, a través de un decreto, quisieron silenciar y fue imposible. La fuente fue un grupo que actuó en estadios. Llenamos Obras sanitarias, cantamos en la cancha de Vélez. Había miles de jóvenes que peleábamos por vencer a la dictadura con nuestras armas, y nuestra arma durante todo el período de la dictadura fue la cultura. Quizás lo hicimos para mitigar el dolor, a veces siento corporalmente cuestiones que me pasaron y, de repente, la pérdida de gente querida es algo que si no te pasa es muy difícil de transmitir, pero a nosotros ese espacio festivo nos curó. Quizás la alforja para resistir todo el camino estuvo en la alegría recibida, en los momentos más difíciles de la sociedad, de todos los compañeros. A nosotros, cantar lo que pasaba nos curó, y para los jóvenes que nos escuchaban las canciones también fueron significativas para tirar una esperanza hacia adelante y encontrarnos en un tiempo distinto”.

https://www.cultura.gob.ar/murgas-una-practica-que-cuida-la-memoria_5532/?fbclid=IwAR2zYUKl7QxuYkPY9O1K73tn1Bp8MLHib6vYx1fL-Qc8UbWs4M8hQ4qfhFs