lunes, 16 de junio de 2014

“EL CARNAVAL ES UN GIGANTE QUE AÚN ESTÁ DORMIDO”

Entrevista en la Gaceta de crítica y cultura
Revista de la Universidad Nacional de Córdoba. Febrero 2013
file:///C:/Users/Coco/Downloads/unc_editorial_gaceta_deodoro_28%20(1).pdf
Carnavales: entrevista con Coco Romero
“EL CARNAVAL  ES UN GIGANTE QUE AÚN ESTÁ DORMIDO”
Franco Morán
Coco Romero es un referente obligado al momento de pensar el Carnaval, una de las fiestas más populares y antiguas de Occidente. Se refiere al reino del dios expulsado del Olimpo y explica la complejidad de este fenómeno artístico y social que todavía no cobró la magnitud que se merece. Pocos meses atrás, en su último paso por Córdoba, Coco Romero se refirió a un trabajo que viene realizando para diagramar un Atlas del carnaval Argentino. 
Nos preguntábamos cuáles serían las razones para proponerse una recopilación de estas características. En primera instancia es algo que vengo haciendo en el diario El Corsito. Por ejemplo en el último número me fui a ver la Capilla de los Negros de Chascomús y localicé a una investigadora que tiene ochenta años y que ya lleva tres libros dedicados al tema. Creo que es necesario darles visibilidad a todos los estudiosos, antropólogos, historiadores, periodistas o gente común  que le gusta  escribir y han tomado con seriedad el tema. Hay que hacer un piso para ver la riqueza que tiene el carnaval en cada lugar. Porque no es lo mismo el Momo de la montaña que el Momo del Agua. Es muy claro como la geografía manda. Lo que me parece interesante es un país tan diverso geográficamente es que tenemos una diversidad cultural muy importante.
Por otro lado es necesario dar visibilidad a todos los investigadores que a lo largo y ancho del país han dejado plasmado material que debe ser de circulación para todos los interesados. Porque en definitiva el carnaval es un fenómeno que nosotros, no inventamos y lo que sí podemos hacer es dar luz en una situación ya existente.
Estamos descendiendo aun territorio don las cosas  están, solamente que no tiene luz y esa luz depende de cómo lo miramos. Uno se encuentra con saberes, donde un pueblo ha cantado durante 100 años, pero resulta que nadie conoce ese canto. Pero así son las sociedades y creo que nos toca cumplir un rol en esta cuestión.
Me parece interesante ampliar mucho más a través de un Atlas que construyamos un piso con un importante relevamiento de todas las agrupaciones. Porque por ejemplo, un joven que hace murga desconoce cómo es el canto de la copla en el norte, o como son las mascaritas a caballo en la provincia de Buenos Aires, o cómo son los muñecos gigantes en Lincoln. Para quienes forman parte del carnaval, todos estos elementos pueden ser disparadores de cosas importantes. Además creo algo importante  va a pasar si uno profundiza en lo propio y saca los colores locales. Argentina  tendría que profundizar en el color de cada provincia, esto sumaría mucho a los jóvenes. Uno ve que cuando encuentra un dispositivo artístico trasplantado termina desconociendo lo que pasa a la vuelta dela casa. Este Atlas nos permitiría reconocer las rutinas  artísticas de cada agrupación de cada lugar, o los cancioneros que hay que rescatar para que sigan circulando y también abordar otros territorios, como por ejemplo  el aporte de los artesanos y las artesanías que se generan, porque el carnaval también es una propuesta plástica.
-¿A tu criterio el carnaval y la cultura popular han sido un objeto de estudio o de acción estatal de segundo valor?- Totalmente, ahí le cabe un poco de responsabilidad a los gestores culturales. Si en determinado barrio hay un grupo de gente que tiene un talento a desarrollar, eso tiene que ser visto y apoyado, porque también el mejoramiento de los distintos rubros del carnaval necesita de gente que sepa del tema. Si no conocen de la densidad y posibilidades que tienen expresiones como la murga como expresión teatral, no van a poder aprovecharlo. Es información que deben tener estas personas porque esto permitiría fortalecer la fiesta. El carnaval posee una magnitud enorme, es complejo y la formación es fundamental.
-Hoy, a dos años de la recuperación del feriado de carnaval, ¿cómo estás viendo la actualidad de esta fiesta?
-La mirada  que uno tiene es que el carnaval es un gigante que aún  está adormecido y entonces los nuevos pasos o los nuevos caminos que aparecen son paulatinos. En la actualidad la sociedad no tiene una lectura importante o no lo ha cargado de contenido, en realidad cae en el calendario y en febrero todo el mundo va decir “es carnaval”, pero no sé si hay muchas instancias donde la cultura política del país esté realmente  atenta Por otro lado hay que ordenar, al mismo tiempo que la fiesta es necesario, va a haber posibilidades para que todos hagan los suyo.
Este es el dato más esperanzador, cualquier municipio va  a echar mano a los instrumentistas, a los murguistas,  a los comparseros de la región.
Lo que si me parece interesante es que hay un movimiento muy importante y que todavía no hay conciencia  de la magnitud, sobre todo del género murga que es uno de los que más ha avanzado con respecto  a otros. Las nuevas generaciones construyeron un movimiento emergente y sumamente renovador. A esa generación  hay que darle cause, a todos esos jóvenes que vienen con sus nuevas propuestas.
¿Y cuál crees que es el rol que el Estado tiene que cumplir en este nuevo escenario, con la recuperación del feriado?
-El problema es, como te mencionaba antes, no tener una preparación. Yo creo  que en el segundo semestre las  direcciones de cultura le tienen que poner el ojo al carnaval, no hay que ponerle el ojo en febrero. Uno observa  que hay zonas donde todavía no hay espacios físicos definidos para los grupos y el lugar donde va a concurrir la fiesta. Yo creo que ahí hay que poner atención porque de esto depende que tipo de fiesta se arme. Históricamente,  cuando vos analizas lo que ha pasado en Buenos Aires, en el espacio se prioriza el chori pan, la gaseosa y la espuma.
Y ahí otro interrogante que se abre es que se debería pensar seriamente en el carnaval de los niños. A esto lo vengo planteando en los talleres. Ahí hay un territorio sumamente interesante y no se puede seguir avanzando sin considerar que los infantes deben tener a partir de este tiempo democrático la posibilidad de conocer una mirada distinta el carnaval. Mi idea es darle vuelta  de tuerca a este concepto de fiesta popular donde están  incluidas todas las artes, danza, plástica, la poesía, la música. Todo esto converge, por lo cual a mi me parece interesante que pueda traer nuevos actores, nuevas miradas y un cruce con este fuerte envión que hay ahora de los jóvenes. Me paree que a estos puntos le pondría atención.
-Cuando mencionas el espacio para la niñez, hablas de la necesidad de educar para el carnaval?
- Exacto Básicamente el carnaval propone un juego  Ese juego lo podes llevar adelante si vos jugas. Digamos ¿Cuáles son las marcas que ha dejado la ausencia del carnaval? Y, que la gente no se permite jugar. Hoy un adulto es muy difícil que se disfrace porque se sentiría un ridículo, en parte sentirse un ridículo es porque  el juego no está instalado y no hay gimnasia de juego. Los hijos de la democracia tienen otra lectura, porque el tema avanzo, pero quienes no son hijos de la democracia, tiene la musculatura y las ganas de jugar bastante  arrinconadas. musculo que no se desarrolla, musculo  que se atrofia. Esto es necesario ponerlo en la mesa, porque quienes van a levantar la bandera más fuerte  son los niños que jueguen y no sientan impedimento  para desarrollas su infancia creativa en esta fiesta que nosotros queremos poblarla de otra manera.
-Pensar en la niñez permite pensar en recuperar nuevos actores, ¿ese es el camino para lograr una fiesta más diversa?  -
- En Argentina como el carnaval no siguió, hay una falta notable  de ese espacio lúdico, ese espacio del carnaval que nosotros desconocemos porque básicamente no podemos tener un registro real producto de la prohibición Los niños son depositarios de un espacio lúdico creativo donde podría aparecer el teatro naturalmente, la música, el disfraz, todo ese mundo que de a habría que ir generando, que es un espacio muy distinto al de los adultos. Esto sería una apuesta porque se necesitan protagonistas para la fiesta, las murgas han contribuido mucho para recuperar espacios, pero ahora hay que recuperar al público en general, para que se sume. Pero antes, para que el público se sume, debe saber al menos de que se trata.
-¿Eso implica otras propuestas en escena además de las murgas?
-Por supuesto, todos los campos expresivos pueden ser partes. Yo creo que la sociedad en un punto valora lo que está bien hecho y eso me parece que está bueno, porque que los niños hagan algo bello es bueno para los niños., pero también es bueno porque instala un espacio de educación no formal. A veces, cuando no muestra algo bello, embellece lo que le rodea y permite la incorporación de las nuevas imágenes a su propio imaginario.
-¿Consideras que los medios de comunicación difunden un festejo que desconoce la diversidad de carnavales en Argentina o incluso otros tipos de grupos en cada lugar?
- Yo creo que si uno profundiza en el lugar en que está, se va a encontrar con el folklore de carnaval de cada región. El tema está dormido a nivel nacional y provincial.
Aunque yo creo que en todos lados había intentos de revisión pero sin comunicación entre ellos. Los medios masivos y posiblemente que los grupos de rock tomen el tema de la murga y carnaval, implicó que se haya conocido solo la murga porteña. Pero la murga como género inmigratorio está metida en toda la Argentina y no necesariamente es la murga porteña o la murga uruguaya. La murga como estructura teatral independiente.
-Sin embargo pareciera que los disfrazados no forma parte de la escena actual del carnaval.

Eses es otro de los aspectos que hay que rescatar, concretamente el disfraz La idea del individuo disfrazado formando parte de una fiesta colectiva donde  ya no es el mismo y no necesariamente tenga que estar vestido de murguero. La célula es el disfraz. El carnaval lo que te ofrece como alternativa es un lugar donde vos vas a ser protagonista La idea es pensar de que manera es posible una participación colectiva, porque eso es el carnaval. Yo apuesto porque no haya público y actores  sino que todos sean actores de la fiesta, ese es el desafío más complicado. Eso creo que sería un buen aporte incluso para los carnavales del mundo.

martes, 10 de junio de 2014

LOS INDIOS ESTABAN CABREROS, INVIERNO 1999.

 DIARIO LA PRENSA, 1999 Invierno.
A través de la estética alegre y dramática de las viejas murgas rioplatenses de origen africano
Otra versión de una obra de Cuzzani  por  Juan Carlos Fontana.
“Los indios estaban cabreros” se presentaba en una interpretación del director Rubén Pires en el teatro Nacional Cervantes. Estrenada originalmente en 1958, la puesta actual incluye a la murga como elemento convocante. En esta nota el músico e investigador Coco Romero, asesor de la obra, se refiere a este fenómeno de la cultura popular. El bombo y el histórico 17 de Octubre.
El mismo Agustín Cuzzani, nacido en el barrio de Boedo en 1924 (murió en el 87, a loa sesenta y tres años), definió a sus obras genéricamente como farsáticas. Entre las más conocidas están “Una libra de carne”, escrita en el 54. En el 58 se ubica “El centrofoward murió al amanecer” y “Los indios estaban cabreros”. En la pieza que transcurre una año antes del Descubrimiento  de América y que cuenta porque “los indios estaban cabreros”, Cuzzani vuelve a desplegar un contenido satírico  y mordaz de amplia critica social, donde  hoy como  ayer pareciera que el tiempo no ha trascurrido. En la acertada puesta  de Rubén Pires, el humor es un elemento detonante potenciado a través de la participación  de una murga de actores, a la que llamó “Todos Ponen”. Los protagonistas de la nueva versión son Roly Serrano, Carlos Bermejo, Carlos Weber, Ricardo Díaz Mourelle y Luis Campos. El elenco suma treinta y dos actores y músicos que interpretan más de ochenta personajes.
La escenografía y el vestuario  son de Alberto Bellatti, la iluminación Roberto Traferri, la coreografía de Silvia Vladimivsky y la música de Héctor Magni y Pablo Clemente, cumpliendo el papel de maestro de murga están Coco Romero, especialista en el tema.
Su nombre verdadero es Gualberto Elio Milagro Romero nació en Salta tiene cuarenta y cuatro años, y su abuela y bisabuela fueron bagualeras (…)
MURGA EN EL RIO DE LA PLATA
Coco Romero viene del folklore y la fusión. Formó el grupo “La Fuente” con el que grabó varios discos. “Durante veinte años me pasé investigando en forma autodidacta el tema de las murgas. Mi tío fue comparsero. Mi camino lo hice con los títeres y siempre me interesé por las manifestaciones de la cultura popular”, afirma el entrevistado a modo de presentación.
¿Cuál es el origen de la murga?
La palabra define a una agrupación de músicos malos, que con el fin de juntar unas monedas salen a la calle los días de festejo. El carnaval, tan corpóreo, tiene que ver con América y con los negros, luego esa gestualidad es tomada por los blancos en forma de ironía, de burla de parodia. Si bien la murga aparece con la inmigración de la mano de los blancos, su gestualidad es tomada de la danza de los negros. Si se observa detenidamente está asociada a un baile primitivo, de patadas. El lenguaje corporal cuenta otras cosas de la comunidad y buenas razones tiene esta sociedad para dar patadas.
La Real Academia Española acuña la palabra en la década de 1880. En la Argentina su origen es de esa época. En el Río de la Plata aparece en la zarzuela, en el entremés, y en el Uruguay  la primera murga fue de gaditanos.
Proveniente de Cádiz, se llamó “La gaditana que se va”. En un libro de Enrique González Tuñon, “Tangos”, se hablaba de las murguistas de chicos pobres hacia 1920.
-¿En qué consistió su asesoramiento para la obra?
- Trasmití lo aprendido y visto en torno a la murga, desde los pasos a las coplas. La puesta de la obra es una buena mirada hacia los años 50, cuando las murgas eran un elemento cultural importante. La idea del director de incluir una murga es porque el autor puso en ella una copla, que no está descontextualizada del momento político y social del país. En la obra, la murga cumple una función como si fueran pequeños entremeses. El autor propone una farsática, un espacio carnavalizado, y la murga es uno de los condimentos. En el trabajo con los actores tratamos de dar una pincelada sobre ese hecho.
DOS ANTECEDENTES
Antes de despedirse, Coco Romero explica que en cine hay dos antecedentes referidos a las murgas. “Una de ellas es “La murga” de René Mujica – estrenada en el 63-, y la otra un video
Emblemático para el movimiento murguero: “Mocoso y Chiflados”, de Eduardo Mignogna,  que se vio en el ciclo “Apuntes de la cultura popular” por ATC, cuya historia  hablaba de un chico de clase media al que su mamá no lo dejaba juntarse con los chicos pobres”, analiza el músico.
Un taller de arte callejero
En el centro cultural Rojas hace once años que Coco Romero  dicta su taller de murga, dentro del ciclo anual de cursos sobre Culturas Populares. “La idea es producir grupos desde un punto de vista creativo, esa es la diferencia con las murgas tradicionales –señala Romero-. La posibilidad de que la murga maneje conceptos de teatro, plástica. Música y hacerlo desde un lugar didáctico”.
-¿Del Rojas salieron varias murgas?
-Sí una de ellas es “Los Quitapenas, un grupo independiente que ahora editó un CD, sobre viejos murgueros; luego están Traficantes de Matracas,  Acalambrados de las Patas, Envasados en Origen, Gambeteando el Empedrado. Los integrantes de estas murgas están trabajando en distintos barrios.
-¿Los chicos que concurren al taller son universitarios?
- El Rojas se transformó en un centro cultural muy amplio, no solo vienen universitarios, se acercan chicos de distintos barrios. Algunos que salieron del Rojas están trabajando en el Programa Cultural en Barrios, donde también hay talleres gratuitos de murga. Hace cuatro años que editó con el Rojas la revista “EL Corsito”, dedicado al carnaval, que se distribuye gratuitamente y de la que se editan 10.000 ejemplares por número, donde la idea es cruzar los distintos aspectos históricos, sociales y artísticos con el tema del carnaval.
-¿En algún momento fueron prohibidas las murgas?
- La democracia está instalada, pero el decreto  que dictaron los militares en el 76 borró las fiestas de carnaval del calendario. No cargo las tintas sobre el fenómeno porque en ese momento pasaron cosas más graves que la prohibición del carnaval. En el mundo occidental es una fiesta ligada al calendario cristiano. Es la otra cara de una misma moneda, porque el carnaval está pegado a las Cuaresma.
Ahora las murgas funcionan todo el año, ya no alcanza ese breve mes de festejos. En Mendoza, Santa Fe, El Bolsón, Chubut, Neuquén, la murga se convirtió en un espacio importante. Influenciada por los medios de comunicación, su gestualidad corporal aparece en grupos como Divididos, Bersuit Vergarabat, Los Fabulosos Cadillac, Los Auténticos Decadentes.
-¿Cuántas murgas existen en Buenos Aires?
-En la Capital existen unas sesenta o setenta agrupaciones. El espacio de encuentro también está asociado a un sistema político y social determinado.
-¿Qué enseña en su taller?
-Cuando comienzo a trabajar con un grupo, la idea es que terminen bailando y cantando sus propias letras de canciones o coplas. Tocando el bombo, o si quieren pueden crear su propia murga. Les enseño el contenido y el sentido de la murga. Si la murga se vacía de contenido y sirve para acompañar la publicidad de una multinacional, o hacer de parodia a un político, no sirve. La murga lo es cuando expresa el sentir de ese pequeño grupo.
El bombo famoso y los platillos
El investigador que es Coco Romero señala que “los redoblantes vienen de la cultura negra, aunque los instrumentos característicos de la murga son el bombo y los platillos. Su origen está unido a esas bandas de pueblo que tocaban en el circo, a la salida de las iglesias, y a los grupos trashumantes. A su vez, el redoblante viene de mano de los ejércitos. Como por ejemplo está “El tambor de Tacuarí”. No se debe olvidar que el negro siempre desarrolló la polirritmia”
En uno de los números de su revista El Corsito habla del origen de la palabra bombo. “En ese texto relato que el maestro Narciso Yepes señaló que la música clásica tiene partituras para bombo y platillo. Por una cuestión sindical, en la `percusión se separó el platillo del bombo.
-¿En qué momento aparece el bombo dentro de las agrupaciones peronistas?

-La época del peronismo esta tejida de leyendas en ese tema. “Tengo documentado que el 17 de octubre de 1945, de Ensenada, partieron muchos murgueros con sus bombos. El bombo fue integrado por su impronta tan “fuerte” y por caracterizar estéticamente un espacio social, político, que hasta ese momento no existía. El instrumento en sí aparece a principio de siglo.
PROGRAMA:




lunes, 2 de junio de 2014

"YO LO VI" Y EL PRIMER ASENTAMIENTO MURGUERO EN 1994.

Durante abril de 1994 junto a "Yo lo vi" brindamos un ciclo “Murga, Canciones y Baile” - Primer Asentamiento Murguero - en el Centro Cultural Montserrat.
El cartel de la fachada lo realizó Marcelo Tomé y el afiche de difusión y anfitriona de la movida Dora Bianchi.

martes, 27 de mayo de 2014

“La Matraca” el 12 de noviembre del 2005 en el Teatro Verdi, de La Boca. Bs. As.

“La Matraca” el 12 de noviembre del 2005  en el Teatro Verdi, de La Boca. Bs. As.
Un convite de Flavio Cianciarullo y La Mandinga Project (…)
Fotos: Vito Rivelli / Facundo Andicoechea.









Un convite de Flavio Cianciarullo y La Mandinga Project (…)

Fotos: Vito Rivelli / Facundo Andicoechea.

lunes, 19 de mayo de 2014

¿LA VEREDA O LA CALLE? (Febrero, 2009).

“CORSO A CONTRAMANO DEL ROJAS”
 ¿LA VEREDA O LA CALLE? (Febrero, 2009).
Cuando El Rojas cumplió 25 años se hizo de la calle, una fiesta. El área de Cine y Video hizo de la fiesta, una película. Guión, dirección y producción general: Diego Alfredo García y Marina Gerosa. Cámaras: Diego Alfredo García, Marina Gerosa, Pablo Jaramillo, Florencia Sosa. Asistentes de producción: Nicolás Barrilero, Pablo Jaramillo, Florencia Sosa. Montaje: Agustina Tuduri.
El video está en dividido en 4 partes y se lo pude ver en estos links.

martes, 7 de mayo de 2013

Bahía Blanca, recuerdos y talleres 1997 y 1999.

Presentación en el Taller de murga en Bahía Blanca, 1999.
Diploma de recuerdo y visita a los niños de la murga "Plaza Tambor de Tacuarí", Taller de Guillermo Tellarini, Bahía Blanca 1997.