sábado, 4 de agosto de 2018

Música-murga y coro un cruce significativo. C.C.San Martín, 1985

El 29 de noviembre de 1985 fue el primer cruce personal artístico significativo de la música y la murga. En el marco de la Tercera Asamblea de Educación de Adultos. Por ese entonces estaba realizando entrevistas a murgas del conurbano, entre ellas Los Viciosos de Villa Martelli de la mano del querido Chicho Cortez quien grabo el bombo con platillo en el disco “El Grito Primal” de La Fuente en 1983. Ese día en el Centro Cultural San Martín, tocamos: “Donde fueron los murgueros” con la participación del coro del amigo Jorge De Oro y la murga Los Viciosos de Villa Martelli, y de allí salieron de la calle Sarmiento hacia la avenida Corrientes. Foto revista "Libre"


domingo, 10 de junio de 2018

La Matraca y Flavio Cianciarullo en el Rojas, 2005

http://www.lfcrarezas.com.ar/Flavio20050226Rojas.htm
Crónica de la presentación de La Matraca y Flavio Cianciarullo en el Rojas, febrero del 2005


FLAVIO Y LA MATRACA EN EL C.C.R.ROJAS, BUENOS AIRES (26/02/2005)

"El viernes a las dos de la mañana se apagaron para siempre las guitarras eléctricas de Buenos Aires y de Argentina. Así que Carpito querido, La Matraca y El Enmascarado, para vos... gracias por haberme dejado tocar con vos cuatro o cinco veces, que fueron doce para mí.... Carpo, ya nos vamos a juntar allá arriba a tocar. Pero por ahora... yo no voy" (Palabras de Flavio durante la interpretación de Mal Bicho)
Eran las 9 de la noche del sábado cuando llegué a la puerta del lugar donde se presentaba "La Matraca y el enmascarado", un espectáculo con el que cerraba un ciclo que durante febrero se dedicó al carnaval y a las máscaras, y con el que se festejaban los 10 años de "El corsito", pasquín dedicado al tema con una impecable y minuciosa investigación histórica de Coco Romero. Además, es el encargado del evento, de los talleres de murga que se dictan en el Rojas y de dirigir y encabezar el coro La Matraca (www.corolamatraca.com.ar)
Una vez en la puerta del lugar, faltando una hora para el comienzo, solo recibí recomendaciones de que saqué urgentemente la entrada. Las razones: el día anterior mucha gente quedó afuera porque la capacidad de la sala es de solo 150 butacas, algo que, después de Cromañón, se cumplió a rajatablas, al punto de que ni siquiera pudieron entrar invitados de los músicos.
El sonido de una matraca irrumpió el silencio y dio inicio al ritual, acompañado de un spot que rescataba de la oscuridad unas máscaras colocadas al frente del escenario. Con una presentación referida al tema, acompañada de bombo, tambor, silbato y palmas, fueron apareciendo uno a uno los delirantes personajes de La Matraca: un mulato, un payaso pobre, un gaucho, una tenista, un bufón, un mosquetero, un arlequín, una monja y un monje.
Sin pausa alguna, la guitarra de Coco da comienzo al repertorio murguero, donde ya se comienzan a lucir los arreglos vocales de la agrupación, que distan de los cantos de barricada que se acostumbra a escuchar en corsos, pero que no se aparta de su esencia. Todo lo contrario: lo que se intenta es rescatar canciones y modo de canto de carnavales de antaño: volver a las raíces. Algo que hacen de manera fresca, ofreciendo una estética visual muy interesante y bizarra a través de los personajes que encarnan, entreteniendo a los espectadores para que el interés no decaiga y terminen siendo partícipes de ese carnaval que se recrea.
Presentadas por Coco Romero (el único que habló en "tono serio") iniciaron el repertorio con 14 de mayo (de Sacate el almidón) y la Murga de la justicia (de Uki Tolosa). Se suma al escenario, disfrazado de monje, el correntino Cachito Ferreyra, dando un toque adicional de color musical con su clarinete. Momento en que se da inicio a "Y esto qué es? Verdurita!", una marcha que daba nombre a una agrupación de La Boca de los años 50, con mucho humor y con miembros de la Matraca "portando" gigantes zanahorias de utilería.
Luego llegó la tanda: relato radial de publicidades a la vieja usanza y con humor, claro, dándole el pie a Coco para que presente "Banderín sentimental (brillito)", compuesto junto a Raimundo Rosales, un poeta de Saavedra. Bajando los decibeles, con guitarra y clarinete, con el canto del director al frente, prosiguió "Ruedo", un poema de César Domínguez. Piantados de remate fue el fin del set exclusivo de La Matraca, al que le siguió una tanda intermedia con el delirante sorteo de "la matraquita del amor" y el anuncio de la webwww.lamatracacoro.com.ar, donde podrán ver fotos de esa noche y más info.
Promediando el recital, Coco Romero agradeció por los útiles escolares que se donaron a cambio de entradas y que serán entregados a una escuela de la primera sección de Tigre. En ese momento, ante rotundos aplausos, se sumó Flavio "El Enmascarado" Cianciarulo "un compañerazo que conocimos el año pasado y con quién pudimos compartir algunas aventuras musicales". Se ubicó a la izquierda del escenario y se hizo cargo del bajo acústico para dar lugar a Murga Vuelo Brujo, de Gutural, banda que hacía canciones durante la dictadura y que permanecen en actividad. Siguió Llegó el murgón (acompañado por baile en los pasillos de la sala Batato Barea), la acústica Nariz, la presentación de los personajes de La Matraca y de "cachivache de invitado" en referencia a Flavio, dando comienzo a "su set".
Arrancó con uno de su última etapa: "Placita Cazón, allá por Tigre...", dijo El Enmascarado, y tal como pasó en el disco y en la presentación de Cachivache! en El Teatro, el coro La Matraca se sumó a esta simple y hermosa canción. A continuación, una seguidilla de éxitos Cadillacs conformada por Manuel Santillán el león, Mal bicho y Vos sabés, con increíbles arreglos vocales, propios de la murga que les dio un tono muy diferente. Entre tema, preguntó si Rotman estaba presente, recibiendo silencio como respuesta. A esa altura el baile y el calor ya se habían apoderado del lugar, y el silencio respetuoso con el que comenzó la velada era reemplazado por cánticos de aclamación al eterno bajista cadillac.
El show iba llegando a su fin... Flavio le pidió a Ale Caraballo, bombista que lo acompaña también en La Mandinga, que le de entrada a "El toque porteño", el más murguero de los temas de "Chachivache!", que menciona numerosas agrupaciones de Buenos Aires y en el que gran parte del público, como algunos miembros presentes de Mamá que Kalambre, mostró su destreza con el baile. Como cierre prosiguió Coplas y flores, de 1938, pero la auténtica retirada murguera, conformando una especie de bis, se dio con "El baile del negro", con todos los partícipes bajando del escenario y desfilando y bailando junto a la concurrencia hasta la puerta de la sala.
Luego de sacarse su atuendo, Sr. Flavio firmó autógrafos y se sacó fotos con quienes lo esperaban en la puerta. La noche siguió en La Continental con pizza, fainá, cerveza y un gran contingente feliz por lo logrado sobre el escenario, y motivados para programar una nueva presentación, imaginada en un lugar más grande, para que nadie quede afuera.
Flavio y La Matraca
Sala Batato Barea - Centro Cultural Ricardo Rojas
Buenos Aires
26 de febrero de 2005
01) Presentación máscaras
02) 14 de Mayo
03) Murga de la justicia
04) Y esto qué es? Verdurita!
05) Tanda
06) Banderín sentimental (brillito)
07) Ruedo
08) Piantaos de remate
09) Sorteo de La Matraca del amor
10) Presentación de Flavio "El enmascarado"
11) Murga vuelo brujo
12) Llegó el murgón
13) Nariz
14) Presentación miembros
15) Placita Cazón
16) El león
17) Mal bicho
18) Vos sabés
19) Coplas y flores
20) El baile del negro
Crónica: Vito Rivelli
3 de marzo de 2005
Buenos Aires

LA MURGA ES MEMORIA EN MOVIMIENTO 1995


LA BRECHA/ EL SUPLE JOVEN/ SAP. 13 mayo de 1995
Coco Romero
LA MURGA ES MEMORIA EN MOVIMIENTO
Por Martín Visuara
LA MURGA ES UNA ESPECIE DE RECUERDO COLECTIVO. UN FURGÓN EN DONDE LA MEMORIA PARECE ESTACIONARSE. QUIÉN MAS, QUIEN MENOS AL SONIDO DE LOS TAMBORILES DEJA MOVER LAS FNTASÍAS AL COMPÁS DE CUERPO. COCO ROMERO FUNDADOR DE LA FUENTE A FINES DE LOS 70, HACE AÑOS QUE VIENE INVESTIGANDO Y FUNDANDO CON LA FIEBRE BIEN SUDACA DE SER DEL SUR Y DE BUSCAR ESE SONIDO QUE NO SOLAMENTE VIVE DURANTE LOS CARNAVALES. POR ESO Y SOLO POR ESO, ESTA HISTORIA...

“... Aquellas murga tenían/ de los tambores los truenos/ que desde el bombo crecían/ con un batuque moreno...”
-¿ Cómo arranca el tema de la murga?
- Mirá, creo que arranca desde que era pibe. Me deslumbré durante tres años. Fue suficiente y después, siempre apareció la murga. Cuando estaba en La Fuente, la música del grupo se nos mezclaba con músicas murgueras y la gente siempre terminaba bailando. Fue y es algo raro, pero siempre ahora que lo pienso, está presente.
- Después Coco, aparecerán los talleres en el Ricardo Rojas ¿Al principio que pasó?
El primero lo hicimos con Santillán, un antropólogo amigo y la invitación fue para las murgas y ahí nos dimos cuenta que sobre esto no había nada. Que había que hacerlo todo de nuevo. Era el año 89 y ese año lo utilicé para hacer un esbozo general de cómo encarar el tema e invitar a viejos murgueros, dominadores del arte callejero. Creo que había una convocatoria regular para el resto del público y cuando el tema empezó a entrar y la gente a darse cuenta de lo que sucedía en este espacio, fue creciendo. Cuando Los Quitapenas del Rojas, se hicieron firmes, eso terminó por ayudar definitivamente el proyecto. Este año, debutó otra murga “Los Traficantes de Matracas”, cada dos años más o menos, las murgas salen a la calle y comienzan a hacer su historia, a volar, lejos, con el corazón y copan las calles. De eso se trata, en parte la murga.
- Pero por ejemplo, viene alguien a tu taller y ¿qué recibe?
- Mirá básicamente, yo trabajo primero con lo histórico. Para mí es fundamental. Trabajo sobre la danza, sobre la creación del propio discurso, sobre le tema de la vestimenta. Es decir, yo con esto de los talleres aprendí a coser hasta las lentejuelas para el que quiera aprender. También viene docentes, para ampliar conceptos. La idea es que la gente puede tener elementos básicos o bien para apuntalar una agrupación en donde ta están o formar una propia.
“... Pintaría ese fuego sagrado/ que el murguista cobija en el alma/ que no es más que una hermosa locura/ de arabescos, sonidos y danzas...”
- Convengamos Coco, que hoy por hoy, las murgas son unas rarezas, algo pintoresco del recuerdo que se recuerda y punto...
- Creo que sí, pero por la experiencia reciente de estar tanto en el tema, me he dado cuenta que existe una realidad que se conecta con un imaginario afectivo, que la gente recuerda con cariño. Pero fijate estuve en Oruro y la asociación que nuclea a los murgueros tiene treinta y pico de años. En Uruguay, la entidad que los nuclea también. Algo pasó, en nuestra comunidad con las murgas. Eran fuertes, importantes y fueron durante años referentes importantes. Algo pasó que no lo logró. No quedan archivos, queda uno solo. El carnaval en esta ciudad no existe, no quedan rastros. Queda el vacío y es muy raro. No hay material grabado por ejemplo. Lo más increíble de todo esto es que quedan recuerdos fuertes, de generación en generación, pero no hay archivos formales. Pero creo que esto pasa con toda cultura popular, que resiste siempre y permanece, por eso es popular. Además y para colmo en la década del 70, desaparecen entre tantas cosas, los días feriados del carnaval. La gente no sabe cuando es carnaval. Pero lo que deberíamos hacer nosotros, es reconocer nuestra negación al festejo como comunidad.
- “... Se fueron yendo acusados de insolencia/ si se apagaron corridos a traición/ no nos rindamos ante la prepotencia/ hagamos nuestra el alma del murgón...”
- Ahora se sabe, es comprobable que cada barrio tenía su murga, su representante. Esto también se ha perdido, pero en el interior del país no, en Uruguay, Bolivia o Brasil, la cosa subsiste...
- Creo que la murga era un representante barrial. Hoy los barrios no existen mas como tales. Vos fijate que el gran problema que tiene las diez murgas que hay en esta ciudad es que no tienen ni lugar para ensayar. Esto también hace pensar en nuevos puntos de encuentro. Si antes fue la esquina, ahora bien podría ser un club, si antes fue un bar particular, hoy podría ser un centro cultural, barrial o lo que sea. Creo que hay que buscarle la vuelta.
- El encuentro supera todas las barreras...
- Y mirá, si existen cien personas que una vez al año se encuentran, que hacen lo posible para hacerlo en medio de una época que marca todo lo contrario. Buscar la excusa, para estar juntos, para expresar sus cosas cuando la mayoría de la gente vivencia carnavales ajenos, porque no puede hacer uno chiquitito propio. Un disparate extraño, que como todo lo que impera hoy por hoy, es dios y patrón en el imaginario social.
“... Adiós, adiós se va el murgón/ con pena en el corazón./ Será cuestión de comenzar/ que cada uno eche a volar/ de nuevo su alegría...” ♫

viernes, 8 de junio de 2018

Flavio Cianciarullo y La Matraca

Placita Cazón es una canción de Flavio Cianciarullo del CD Cachivache editado en 2004. Para esa época Flavio vino a cantar con La Matraca con su disfraz de Enmascarado y nos invitó a cantar en esta hermosa canción dedicada a la placita de su barrio: Tigre.

El no llegaba a los trece, tenía ojos pardos. 

Si no terminas la tarea, no vas a salir 
Le dice su madre antes de partir a su trabajo. 
Barrio sin tiempo, una casa, un bombito de murga esperando
Ella soplaba las velas, sus trece flamantes
Tantos deseos, tanta vida por descubrir
Las cinco van a dar, como todos los martes
Salir a la plaza a mirar aquel tamboril… de ojos pardos
En la placita se hablaron de amor,
En la placita se hablaron de amor,
Casi sin tocarse, solo mirándose
Como si fuera la primera vez
La primera vez…
Los dos intercambiar rubores, sol de media tarde
El deja su bombo, la mira y la va a saludar
Pero todo se queda ahí, el pudor de observarse
La murga ensayaba los toques aquella matanza del martes.
Anda a buscarla! le dijo un diablito al oído
tomando un envión decidido la invita a bailar
Y al final, entrelazados en una danza que los tuvo unidos
Apasionados, esa tarde se fueron conmigo
Ojos pardos...
En la placita se hablaron de amor,
En la placita se hablaron de amor,
Casi sin tocarse, solo mirándose
Como si fuera la primera vez
La primera vez...
La primera vez, que se hablaron de amor
No van a olvidar, la primera vez
Que se hablaron de amor, no van a olvidar
Casi sin tocarse,
Solo mirándose
Una historia más en la placita de la calle Liniers
Esta es la canción de la placita Cazón de amor

RESUMEN CARNAVAL DIA 2 Valparaiso con La Matraca


La Matraca actuó en el Bicentenario de Chile, en la ciudad de Valparaíso.
Entrevista a distintos participantes del festejo.

viernes, 23 de marzo de 2018

Alma de wing o Sobre la hora versión Coco Romero y Yo lo ví en Spotify

Se nos fue el Loco…
Esta bellísima canción con letra y música de Beto Asurey "Sobre la hora (Alma de wing)", dedicada al Loco René Houseman, brinda una magistral pincelada sobre los que transitan la raya de la cancha de juego y de la vida, a pura gambeta. La canción la versioné en el CD “Murga vuelo brujo” de 1994 con el grupo “Yo lo ví” la pueden escuchar en:
https://open.spotify.com/album/2stMoX302nDOtWI951w4wv
Gracias Houseman por tu magia y tu talento.

Lunes 26 a las 19 hs. Canal Metro nota Talleres de murga del Rojas

El lunes 26 de marzo a las 19 hs en el programa La Posta Tv: http://www.apuba.org.ar/category/la-posta-tv/. Se emitirá la nota sobre el festejo de los 30 años del primer Taller de murga de Rojas 1988-2018. Canal Metro




martes, 30 de enero de 2018

La sopa de Solis de Coco Romero en Spotify

La sopa de Solís en Spotify
https://open.spotify.com/album/1l3M1kHFDVy0fBJSHYgQzp
A nuestro Director
Eduardo Mignona- Coco Romero
A nuestro director le duele la cabeza / porque dicen que tiene el alma de murguero / Lo acusan de inculto, de tragarse la eses / De atorrante, obsceno y populachero.
A nuestro director le han dicho / que es vergüenza ser pobre / ser mujer, discapacitado o viejo / ser provinciano, gordo, judío / Ateo, homosexual o negro.
A nuestro director le parece / Que quiere que medio mundo / desprecie a la otra mitad / los altos a los bajos / los pibes a los viejos / la ciudad al campo / y el campo a la ciudad.
Y nuestro director se pregunta entonces / Si no será una treta, para que todos / tengan a quién despreciar y así pensar / Que el enemigo es el que está al lado nuestro / que su marginación es distinta a nuestra marginalidad.
Sera se pregunta y nos preguntamos todos / dado el dolor de cabeza de nuestro director / que quieren marginarnos los uno a los otros / para dividirnos y aplastarnos mejor.
Es una pena entonces tener que darnos cuenta / que a nuestro director el dolor de cabeza no se le va a pasar como decíamos antes / por más que le conviden con un vaso de cerveza.