martes, 6 de noviembre de 2018

Coco Romero y Los Caballeros del Caño, 1989




Murgas en la Recoleta
A metros de La Biela, frente al Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires, estaba preparado el tablado para el Tercer Encuentro de Murgas, organizado por dicho Centro y por el Programa Cultural en Barrios. Salía gente de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar cuando un Cocker spaniel y un Doberman se pusieron a ladrar a los bafles.
Los Caballeros del Caño comandados por Coco Romero -uno de los "expertos" que están convocando al Primer Encuentro de Directores de Murgas y Comparsas, el 1° de diciembre en Alsina 673, desafiaron a la meteorología. Frente al cartel que anunciaba la muestra de Martin Taylor: entre disciplina y deseo, un flaco tomaba mate de pie llevando el ritmo, una embarazada picoteaba pochoclo y, con el segundo cuplé a cargo de la garúa, un señor mantenía el grabador encendido bajo el mientras alguien Iamentaba que aún no se hubieran formado Los Pasajeros de Noé, los organizadores decidieron suspender hasta nuevo aviso. Pudieron frenar a ocho de las nueve murgas restantes: Los Herederos de Palermo ya estaban en camino e hicieron su presentación en el hall del centro de la Recoleta, rodeados por impecables niños de ojos claros, jóvenes posmodernos, heladeros que no quisieron perderse la fiesta y de ambulantes varios atraídos por los bombos, en contrapunto con un obrero oculto que obligó al “Turco Schumacher” a escupir el silbato y reclamar "¡Que se calle el del martillo”. Fue, apenas, el avance de una de las tantas murgueadas que están volviendo a armarse en estos últimos tiempos entre porteños que no quieren entregar la risa.
12 de Noviembre 1989
DIARIO CLARIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario